Programas de Bienestar Laboral: ¿Mito o Necesidad?

Los programas corporativos de Bienestar Laboral y Salud vuelven a estar de moda, y se multiplican las empresas que ofrecen servicios en este ámbito bien sea a través de ofertas en gimnasios, alimentación saludable o acondicionamientos de oficinas. Sin embargo, estos programas, que las empresas suelen publicitar tanto internamente como externamente, ¿corresponden a una necesidad o representan solo una nueva moda pasajera?

Hoy en día, la Salud y el Bienestar Laboral tienen una relevancia cada vez mayor en la sociedad española. Según la encuesta periódica de hábitos deportivos del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, más del 54% de la población española de más de 15 años ha practicado deporte durante el año 2015, cuando este porcentaje no superaba el 20% en el año 2000. De hecho, el número de empresas vinculadas al deporte en España se ha incrementado en un 35% en tan solo 10 años, para satisfacer esta demanda. 40.000 personas corrieron la edición 2017 de la San Silvestre Vallecana en Madrid cuando solo lo hicieron 12.000 hace 15 años.

Estos datos permiten cuantificar un fenómeno que constatamos a diario, sea a través del boom de los gimnasios, del afán por el running o la alimentación sana: el interés de la sociedad por la salud es un hecho.

Programas Corporativos de Bienestar Laboral

Las empresas han sido siempre conscientes de la importancia del Bienestar Laboral de sus trabajadores como elemento potenciador de la productividad y de su impacto en la cuenta de resultados. No es un elemento nuevo:

  • Ya en los años 30, muchas empresas de producción japonesas practicaban los famosos ejercicios a primera hora de la mañana al sonido de “Radio Taiso”.
  • Las políticas de prevención de riesgos laborales o de Responsabilidad Social Corporativa, intentan fomentar comportamientos saludables.
  • Los nuevos diseños de oficinas procuran cuidar el Bienestar del empleado.

En los años 80/90, las empresas norteamericanas empezaron a formalizar estas iniciativas en “programas corporativos de bienestar” (Workplace Wellness Program). En Europa, en Noviembre de 1997, la Red Europea de Promoción de la Salud en el Trabajo (ENWHP) redactó la Declaración de Luxemburgo, en la cual se establecía el marco de una buena gestión de la salud de los trabajadores en la empresa, indicando que el futuro de una empresa depende, en gran medida, de que sus empleados estén bien preparados, motivados y sanos. Este formalismo llegó a España a principios del nuevo milenio principalmente de la mano de las multinacionales, pero su extensión se frenó por culpa de la crisis.

Hoy, gracias a la recuperación, han vuelto a la actualidad y forman parte de la agenda de los Directores de RRHH dentro de sus programas de transformación para atraer y retener el talento por un lado y potenciar la productividad por otro.

 

¿Pero en qué consisten estos programas de bienestar laboral?

Según la Organización Mundial de la Salud, un entorno de trabajo saludable es aquel que tiene en cuenta los riesgos de trabajo físicos y psicosociales, pero que también dota a sus empleados de recursos para fomentar los hábitos saludables.

Cada empresa adapta sus Programas de Bienestar Laboral, a menudo vinculados con Programas de Prevención de Riesgos y Responsabilidad Social, a sus propias características y presupuestos, pero suele contemplar:

  • Promoción de la práctica de deporte (Descuentos en gimnasios, piscinas, participación en ligas internas o inter-empresas, club de running, clases de yoga, etc …)
  • Cuidado de la dieta alimenticia (Contenido máquinas de vending, Menú restaurante empresa, Cursos cocina, Talleres de nutrición, etc …)
  • Programas de prevención y detección (Reconocimientos médicos, Vacunación, Cursos para dejar de fumar o reducir el estrés, salas de descanso, etc …)
  • Programas de conciliación (Jornadas flexibles, teletrabajo, guarderías, etc.)
  • Diseño de oficinas (confort térmico, acústico, ergonómico, lumínico; calidad del aire y calefacción, diseño biofílico (plantas), etc …).

¿Son rentables estas medidas de bienestar laboral?

Bien gestionados y comunicados, estos programas presentan muchos beneficios, algunos cuantitativos y otros más cualitativos:

  • Reducción de baja laboral e incremento de la productividad. La puesta en práctica de las medidas anteriores permite reducir las bajas por IT de manera significativa. El análisis del ROI que hizo el grupo Mahou-San Miguel de su programa “A tu Salud Contigo” enfocado a la mejora de la Salud, el Bienestar y la Calidad de vida es de 2,9€ por cada 1€ invertido, además de claras mejoras en los indicadores de Salud (Nivel estrés, consumo medicamentos, …). Jonhson&Jonhson consiguió en EEUU un ROI similar de 2,7$ por cada 1$ invertido.
  • Refuerzo de la imagen de la compañía y del Employer Branding. Estas actividades, por su eco en la sociedad, tienen un claro poder de atracción del talento joven. Por otro lado, la práctica de deportes que defienden los colores de la compañía potencian el sentimiento de pertenencia y, por lo tanto, la capacidad de retención.
  • Incremento de la creatividad y del trabajo en equipo. Espacios de trabajo adecuados y abiertos o ambientes agradables son evidentes catalizadores para la creatividad y el trabajo en equipo.

Todos estos elementos repercuten directamente en la cuenta de resultados. Richard Branson indica que “si cuidas a tu empleado, el cuidara a tus clientes”

¿Existe algún riesgo?

Estos programas parecen ser un evidente Win-Win entre empresa y empleado. Sin embargo, tienen el riesgo de la intrusión en la vida privada de los empleados y de fomentar discriminación. Por lo tanto deben gestionarse con cuidado y sentido común:

  • No deben usarse para diferenciar a los empleados en función de su estado de salud.
  • No deben castigar las personas que no se adhieran al plan sino en todo caso recompensar a las que lo hacen.
  • Se deben usar con cuidado los datos de salud individuales que se recolectan como indicadores del avance del programa.
  • Se deben comunicar claramente los objetivos del Plan y su marco.

También resulta importante elegir los componentes del plan en función de las características de su empresa y de sus empleados para optimizar el ROI esperado.

 

Conclusión sobre el bienestar laboral

La progresión de los planes de Bienestar en las empresas son un fenómeno imparable que todas las empresas tienen que abordar para conservar su competitividad y su capacidad de atracción del Talento, clave en la época de Transformación en la cual estamos. Este proceso va a tener cada vez mayor relevancia con el incremento de la duración de la vida laboral por el retraso de la edad de jubilación.

 

Share This