Entrevista a Emilio Martínez Navarro

Este número de la Revista BAE está dedicado a la ética profesional. Por ello, entrevistamos a Emilio Martínez Navarro, doctor en Filosofía, experto en Ética de las Profesiones, catedrático en la Universidad de Murcia y autor de más de cien publicaciones entre libros, capítulos de libro, traducciones y artículos científicos.

Ha sido investigador visitante en tres universidades norteamericanas y profesor invitado en universidades de España, Italia, México, Argentina, Chile, Uruguay, Colombia, Ecuador y Puerto Rico. Ha formado parte del equipo de gobierno de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia desde 1998 a 2014, en el que ha ocupado, en diversos períodos, los cargos de Secretario de Facultad  y de Vicedecano.

Forma parte del Grupo Interuniversitario de Investigación sobre “Éticas aplicadas y democracia” que dirige la profesora Adela Cortina y colabora con la Fundación para la Ética de los Negocios y las Organizaciones (ÉTNOR). Es Editor de Daimon-Revista Internacional de Filosofía. Ha colaborado en la elaboración del Código Ético de la Universidad Politécnica de Cartagena y ha coordinado el equipo que ha elaborado el Código Ético de la Universidad de Murcia.

 

Principios éticos

  • ¿Los principios éticos se desarrollan con el carácter y la forma de ser, se estudian o son puramente vivencias particulares de cada uno? Se aprenden a través de la educación, primero en la familia y después en las instituciones escolares, y por supuesto influyen mucho las amistades, las lecturas, los medios publicitarios y de información, etc. Pero el carácter moral de cada persona es, en gran medida, el fruto de su propio esfuerzo. Por ejemplo, si una persona llega a ser honesta, amable y laboriosa, esas cualidades morales las ha adquirido mediante el autocontrol y el entrenamiento diario, hasta que se convierten en hábitos. El temperamento es lo que heredamos de nuestros progenitores e influye en lo que somos, pero el carácter moral se lo va forjando cada uno. Por eso somos responsables de nuestro modo de ser. Los principios éticos también se pueden estudiar, y tal estudio puede ayudar a afianzarlos en la práctica. Por ejemplo, si uno estudia el concepto de dignidad humana, que es la clave de la ética moderna, encuentra buenas razones para reforzar el respeto a las personas, y seguramente sentirá mayor inclinación a poner en práctica los Derechos Humanos, que están basados en la idea de dignidad de la persona.

 

  • ¿Tiene repercusión directa el desarrollo moral en el éxito profesional? Rotundamente sí. Una persona que ha ido cultivando unos valores morales y se atiene a ellos en su vida cotidiana se convierte en alguien en quien se puede confiar. Y la confianza es la base del éxito profesional a medio y largo plazo. Mientras que si alguien carece de principios éticos, tal vez logre algún éxito pasajero, pero en el momento en que los demás descubran que es alguien sin escrúpulos, en quien no se puede confiar, su éxito profesional habrá terminado.

 

  • Se habla mucho de los bienes internos y externos de las profesiones, ¿Qué son realmente estos bienes? Los bienes internos de una profesión son las metas que le corresponden como actividad humana. Por ejemplo, la meta de la profesión docente es la formación del alumnado, la meta de la profesión médica es la curación del paciente, la meta de la profesión periodística es proporcionar información veraz al público, etc. Se llaman “internos” porque pertenecen al núcleo de la profesión, con independencia de cuáles sean las motivaciones del profesional que la ejerce. Alguien puede haber entrado a la profesión de empresario con la única motivación de hacerse rico, pero eso no quita que el bien interno de esa profesión es ofrecer productos de calidad a los clientes a un precio adecuado. En cambio, los bienes externos son las recompensas que recibe un profesional cuando ejerce la profesión: el dinero, el poder y la fama. Son medios necesarios para seguir ejerciendo, pero no son las metas de la profesión misma. Quien ejerce una profesión buscando únicamente acumular bienes externos, olvidándose de las metas internas de la profesión, se está corrompiendo. A todos nos pasa en cierta medida, pero lo correcto éticamente es procurar que eso no ocurra. Hay que dar prioridad a los bienes internos de la profesión, y de ese modo se hace uno merecedor de los bienes externos, que antes o después le llegan a uno.

 

Códigos morales para colectivos profesionales

  • ¿Existen códigos morales en las profesiones? ¿dónde se aprenden dichos códigos? Sí, claro, en todas las profesiones hay códigos morales que los propios profesionales han ido elaborando a lo largo de muchos años y que normalmente son conocidos como “códigos deontológicos” (es decir, listas de deberes éticos, de obligaciones morales). Se aprenden en el propio colectivo profesional, que se encarga de que todos sus miembros conozcan el propio código y vigilan para que sea tomado en serio. Hay algunas profesiones que no tienen código propio, pero en cuanto se crea una asociación profesional, más pronto que tarde se elabora uno. Las instituciones, como hospitales, universidades y empresas, también están adoptando códigos de buenas prácticas o códigos éticos, que cumplen la misma función que los códigos de las profesiones: promover un buen comportamiento y prevenir conflictos.

 

  • ¿En ocasiones pueden llegar a enfrentarse la libertad con la moral profesional? La libertad nunca puede ser ilimitada, porque si lo fuera acabaríamos en la barbarie y en el caos. La libertad ha de tener un límite en la libertad de los otros. En este sentido, la moral profesional puede ser un freno al libertinaje, pero no a la genuina libertad. Siempre existe una tensión entre lo que a uno le gustaría hacer egoístamente y lo que le exigen los principios éticos, pero esa tensión no anula la libertad, sino al contrario, esa tensión indica que hemos de tomar una decisión libre entre la apetencia y lo que es correcto; pero elegir lo correcto no es renunciar a ser libre, sino renunciar libremente a la opción egoísta.

 

  • ¿Qué principios generales cree que debe cumplir una empresa hoy en día? En línea con lo que he dicho hasta ahora, una empresa debe respetar la dignidad de todas las personas con las que entra en relación: empleados, clientes, proveedores, accionistas, competidores, etc. Todos los stakeholders han de ser tratados con el máximo respeto y consideración. El mínimo ético está en cumplir la legislación vigente, incluyendo el cuidado del medio ambiente. A partir de ahí, si la empresa es inteligente, ahorrará muchos costes creando el mejor clima interno posible. Ser una empresa ética es rentable a medio y largo plazo, porque se gana a la gente que colabora con ella y aumenta su reputación, que es un bien intangible pero muy real, es un capital-simpatía que se necesita para que sobrevivir en el mercado.

 

La ética profesional y empresarial en España

  • ¿Qué importancia tiene la ética en el tejido empresarial español? Aquí hay que distinguir entre los discursos y lo que realmente se hace en la práctica. Es obvio que a todas o casi todas las empresas españolas se les llena la boca de valores, de ética, de principios. Pero en la vida cotidiana hay demasiadas empresas españolas que siguen haciendo malas prácticas que perjudican a la clientela, o a los empleados y empleadas, o a los proveedores, o que hacen competencia desleal, o que provocan daños al medio ambiente, etc. Por ejemplo, me cuentan de empresas españolas que han ganado concursos de obras en el extranjero engañando sobre los costes y alegando después como costes sobrevenidos lo que realmente eran costes previsibles. Con ello están tirando por tierra su propia reputación y la de todas las empresas españolas. Podremos afirmar que la ética tiene verdadera importancia en el tejido empresarial español cuando las prácticas estén equiparadas con los discursos. Hay empresarios que se comportan como meros especuladores, no como auténticos empresarios. Por lo demás, no cabe duda de que hemos avanzado mucho en este terreno.

 

  • ¿Existe, y en caso afirmativo cuál es, la relación entre ética empresarial y resultados empresariales? Es obvio que si uno busca resultados a corto plazo, la ética le estorba. Pero en el medio y largo plazo, la ética va ligada a la buena reputación, y sin esta última no puede haber buenos resultados empresariales. La ética empresarial es un ingrediente estratégico, imprescindible para lograr cada vez mejores resultados.

 

  • ¿Cuáles podríamos decir que son las claves para impulsar una cultura de empresa con ética profesional? La primera clave es la formación: directivos y empleados muy bien formados, no sólo en lo técnico, sino también en lo ético. En toda iniciativa de formación ha de haber una parte dedicada a reflexionar sobre cuestiones éticas: por ejemplo, analizar casos problemáticos, conocer buenas prácticas, etc. La segunda clave, pero no menos importante, es que exista un código ético junto con la posibilidad de denunciar malas prácticas y de rectificarlas. Por ejemplo, un buzón de sugerencias y quejas acompañado de un buen procedimiento para estudiarlas y convertirlas en mejoras. Una tercera clave es dar cuentas de manera periódica (mínimo una vez al año) de los avances alcanzados y de los retos que queden por alcanzar. La ética empresarial no ha de ser una cosmética, no ha de ser un adorno, sino un elemento central de la identidad de la empresa. No se trata de estar hablando de ética todo el tiempo, sino de desarrollar las antenas de todos los miembros de la empresa para detectar lo que es correcto y lo que no, poniendo enseguida los medios para corregir y mejorar. Es como en la vida de pareja: no se trata de estar diciendo continuamente a la otra persona que la amas, sino demostrárselo en los pequeños detalles de cada día.

 

  • ¿Hay sectores para los cuales resulta más importante la ética que para otros? Es más importante en los sectores en los que los beneficiarios de la actividad son personas especialmente vulnerables, como por ejemplo las personas ancianas, los menores de edad, las personas discapacitadas, enfermas, etc. En esos sectores hay que redoblar la vigilancia para evitar que se cometan abusos, porque esas personas generalmente no van a estar en condiciones de hacer valer sus derechos por ellas mismas.
Training gratuito Optimiza recursos para mejorar tus resultados

Aumenta la competitividad de tu empresa y reduce los gastos fijos a través del employer branding, la gestión del talento y el outsourcing.

Y centrarte en lo más importante, el desarrollo de tu negocio.

Artículos Relacionados
Share This